Entradas

Un Soneto Para la Bruja

Si de algo vuestra mano me sirviera
sería para un noble sacrificio
posiblemente como un artificio
de cualquier cosa que me sucediera

Tal vez, si me tropiezo con la fiera
de mi corazón, que oculto en perjuicio
vos, bruja, serías el maleficio
que plácidamente me entretuviera

¡Por qué no hay quien mejor que en vos se pose!
sino yo, en tus muslos de magia negra.
Con la magia blanca me reconoces

sobre dicho encanto que nos alegra,
que nos provoca este jodido goce,
ese hechizo que nos hizo, feroces. (donde, me conoces y te conoces).

Recuerdos

Conozco un árbol que escribe y no necesita papel... Tampoco necesita una cuerda que le ate a un tomacorrientes para poder teclear lo que siente... Simplemente necesita crecer, y guardar en sus anillos tu historia, mi historia, las historias de otros...

Mantra I

No eres nadie entre la abundancia y la ausencia del ruido, hasta que te mencionan. La raíz de tu palabra te transforma en quien te plazca a partir de una necesidad, y no solo de una, de esa que te pertenece. Sé, que la necesidad te necesita, porque el estrés tiene esa calma, una que es agitada pero liberadora... Porque la falta tiene eso que llena, una que sustituye pero que no completa. Por ello, te recuerdo que todo se gasta, especialmente aquello quien se nombra y se usa.
El ejercicio de tu palabra debería ser comedido, preciso, exacto, nada rutinario ni constante, sino una emergencia. Una como el desastre, de rápida acción, con los insumos indispensables para la recuperación. Sin embargo, el ejercicio de tu palabra podría ser como los gimnasios, muy físicos, habituales, una dedicada al cuerpo, estética, curva pero limitada. Al final y entre los cabos, decisiva, permisiva, tolerante, intocable, efusiva, migratoria, dinámica, entre otros nombres es tu palabra, pero mientras tanto, d…

Desconocido I

La palabra se hartó de ser aire y por ello se hizo tierra. Pero la tierra no era suficiente para tanto. No había nada en concreto, y al notarlo, todo se hizo agua, para eso de lo profundo. Habían demasiadas reglas para flotar o nadar, y la mayoría de ellas eran racionales, como la sal, la densidad, entre otras cosas muy físicas... muy químicas. A raíz de ello nació el descontento, la rabia de aquello que siempre tenía significado. Por ende, esa geografía del pensamiento se hizo nada. Y él era eso, nadie...
     Allí, donde morían los demonios y los ángeles él era... Inhabitable... O como quien muere dos veces... Punitivo... Sin embargo, sabía que era alguien, no existía el anonimato, simplemente era desconocido. Su misterio surgió por ósmosis, como cuando lo inexplicable se apodera de algo y se hace aprendizaje. Esa especie de posesión sin violencia no tardó en desquitarse, y le ofreció a su huésped las agallas para decir, y sin ser juzgado, actuar. Pronto, decidió entrometerse …

Confesiones III

Han sido unos meses extraños, lleno de crímenes perdonados por el silencio y la intimidad. Ultimamente he pactado con todo aquello que se calla, dejando escritos en la sombra para poder tocar y oler. Fueron esas sombras las que me han hecho saber lo mucho que estimo a la oscuridad. Allí existe la oportunidad de fallar y quedar impoluto, libre de esas cosas que manchan. Allí, se burlan de aquellos quienes confían demasiado en sus ojos. En ese espacio de narices, oídos, boca y piel, he sido el más imbécil, el más tonto, el más torpe, al fin y al cabo, todo lo que he querido ser.       Desee tantas veces equivocarme para así alivianar la carga de la obsesión y los celos, y cada vez me despreocupo de esos ensayos y errores que me provocan la ansiedad. Sin embargo, no me he curado del todo, tengo comezón en el pensamiento. Los resultados de este experimento no se rendirán hasta horas, días o semanas,  hasta que se alivie la irritación del tiempo, hasta que sane la duda, seguirán esos …

Versos De Sol

desearía mirarte como las flores
seguirte de Este a Oeste,
llorar la noche perdido en el color,
y amanecer, atento...

desearía ser vapor,
y aunque no llegase a vos
me haría nube para poder repetirte
y caer, esperándote...

desearía ser Tierra
y además de girar entorno a vos,
me acercaría poco a poco a la extinción
apoyando lo invernadero, de tu efecto...

y sin embargo,
desearía ser por vos lo más antinatural,
robarte tu luz con lo sintético de las fotos
para así ofrecerle, a los otros,
     fragmentos de tus rayos,
     prosa de tu calor
     viejos recuerdos de papel, ocre...

Diario De Viaje V

En muchas ocasiones,
aquello que tiene el veneno
tiene el antídoto...

Cuatro Años En El Mar

... La suela de barco de mis zapatos se había perdido, flotando a la deriva... Yo, era de la sal, el agua, los corales y las algas, pero era mucho más tuyo. Lo sabía... no lo intuía... Tener branquias para respirar y una nariz solo para vos, tener aletas para nadar y manos solo para vos, tener escamas para soportar y una piel solo para vos, era la evidencia, el móvil del crimen, mi causa, tu consecuencia...
     Cuatro años en el mar demostró que la culpa no la tenía el mástil, la proa ni vos... La tuve yo, y en esencia la tuvo mi escucha, mi vista, mi deseo... Aquel par de orejas que decidieron prestarte atención se enamoraron de tu talento, y a su vez, de esa naturalidad instintiva. Así, los ojos y el deseo se vieron atraídos por eso "de lo aprendido", y sin embargo, por aquello misteriosamente sencillo, espontáneo...
     Cuatro años en el mar no son cuantitativamente cuatro, son un número indistinto de besos salados y dulces, luces y oscuridades muy íntimas, abrazos…